Por una parte, que los centros que escolaricen a alumnos con discapacidades se acojan, dado que será una interesante fuente de recursos, al PROGRAMA DE CALIDAD Y MEJORA EN LA EDUACIÓN.



Por otra, que los alumnos adscritos hasta ahora a la etapa educativa de los Programas de Tránsito a la Vida Adulta y Laboral (PFTVAL), puedan beneficiarse también de la conversión de éstos en los PROGRAMAS DE CUALIFICACIÓN PROFESIONAL ESPECIAL.